Creemos que la motivación radica en criticarnos con dureza, porque si no, seremos unos autoindulgentes y unos vagos .

Pero la autocrítica activa la respuesta de estrés. Es un ataque, por lo que liberamos cortisol para preparar la huida o lucha.

Y si nos criticamos mucho y constantemente, el cuerpo y la mente se protegen deprimiéndose. Justo lo contrario de la motivación.

Si nos hablamos bien a nosotros mismos, con amabilidad, con compasión, como hablaríamos a un amigo, liberamos el antídoto del cortisol, la hormona del bienestar, de la seguridad; la oxitocina.

Y es cuando nos sentimos seguros cuando tenemos el estado mental óptimo para acometer acciones y realizarlas lo mejor posible.

Esto es autocompasión.
——–
Propongo fabricar una pausa de serenidad con el cuerpo, la respiración y la mente.
Detenernos un momento para pensar en mejorar el tono y las palabras con las que nos hablamos.

#GestióndeEstrés
#Motivación
#rrhh
#pausadeserenidad
#autocompasión

Fuente: Kristin Neff, autora de «Sé amable contigo mismo»